RSS

Archivos Mensuales: mayo 2011

Amarillo

Cuando empecé este blog lo quise inaugurar con una serie temática sobre colores. Me inspiré pensando en azul, rojo, verde, incluso en gris; pero cuando intenté ponerme con el amarillo para acabar el conjunto, me quedé totalmente bloqueada y dejé de publicar entradas por cabezonería: o encontraba una inspiración para ese color o no pasaba página. Estuve pensando en sol, en luz, en felicidad, en liberación, pero no lograba concretar todos esos términos que me llegaban a la mente en nada por escrito. Al final después de unos cuantos meses tuve que desistir de mi propósito y continuar el blog por otros derroteros para que esto no pareciese un cementerio. El caso es que por fin después del 15 de mayo he llegado a una base real y Amarilla, y es curioso que contenga todos esos conceptos abstractos que el color me sugería meses atrás pero que hasta ahora no pudieron cristalizar.

Evidentemente estoy hablando de la Puerta del Sol y su acampada, y su movimiento, y sus reuniones. Pero voy a disuadir a los más críticos rápidamente de una cosa: no quiero ser utópica ni idealista, no quiero pensar en perfección o en cambiar el mundo… sólo quiero abarcar la escala humana, una escala con todas sus imperfecciones y errores propios pero que estos días me ha dejado con una sonrisa beatífica en un rostro poco acostumbrado a sonreír por cualquier cosa que tenga que ver con la sociedad en la que nos toca vivir.

Me gusta llegar a esa plaza y ver que la gente todavía sabe reaccionar y salir de casa. Me gusta escuchar hablar de política, economía, cultura y sociedad en todos los rincones, incluso aunque lo que escuche no tenga mi acuerdo. Me gusta ver a las personas sentadas discutiendo sus ideas, pensando, opinando en lugares donde hasta entonces sólo se veían prisas y malas caras; me gusta que esas personas sean de mi edad porque contradice por fin a quienes hablaban de una juventud pasota y comodona, pero también me gusta, incluso más, encontrarme con personas mayores que lo apoyan y que hablan desde la voz de su experiencia, y me emociono especialmente cuando se trata de quienes lucharon en tiempos más difíciles que los nuestros.

Me gusta ver que sobran voluntarios para cualquier cosa que se necesite, aunque me frustre no poder participar todo lo que quisiera. Me impresiona ver llegar a gente ofreciendo papel, alimentos, bombillas, ordenadores incluso, cualquier cosa que se remunere únicamente con ideas y humanidad. Por fin el término humanidad se tiñe de positivo, aunque solo sea por un momento.

Seguro que esto no dura para siempre. Volverán las prisas, la desconfianza y el distanciamiento a las calles, pero es imposible que se me borre de la retina lo que fue un día Amarillo.

Ahora me voy a dormir, pero el sueño ocurre cuando estoy despierta, por primera vez. Gracias, Sol.

 
4 comentarios

Publicado por en 22 mayo, 2011 en Colores, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , , , ,

Eris

Te vas abrochando los botones uno a uno y poco a poco, convencida de que va a ser el gesto más normal de cuantos harás hoy. Tu mente está vacía, y puede que se deba a lo buena que eres para esto o a que simplemente no quieres pensar por miedo a los nervios, por miedo a cagarla. Es cierto que corres menos riesgos que los que están ahí fuera, pero hay cosas peores que la muerte.

Una sonrisa irónica acude a tus labios cuando te das cuenta de lo que tu fuero interno ha dicho; si hay cosas peores que la muerte entonces, ¿por qué reprocharse nada?

El camino es corto y además te lo has memorizado mejor que tu propio nombre; resulta un poco más complicado llegar hasta la entrada, pero una vez muerto el perro se acabó la rabia. Cierras mecánicamente la puerta detrás de ti, el mínimo ruido de bisagras podría parecerte una explosión, pero quedas separada del exterior por un ligero suspiro amortiguado.

Dentro es de día, y afortunadamente este tipo de día no te afecta, aunque sí te molesta; es un buen momento para colocarte gafas de sol. Cuando llevas la mano para cogerlas lo primero que encuentras es el recuerdo de tu deber y de lo que te ha llevado hasta aquí: una bestia metálica.

“Todo a su tiempo”.

Tus ojos respiran más tranquilos bajo el filtro de color, la segunda vez que naciste era para vivir en penumbra.

¿Realmente está el edificio en silencio o en la novena planta escucharán tus pasos, el crujir de tu gabardina o el rechinar de tus dientes?

Miras en los puntos estratégicos y aciertas a cada vez: cámara, cámara, cámara. Sonríes a todas ellas al mismo tiempo y hasta sientes nostalgia de saber que no verán tus largos colmillos de predador cuando revisen las cintas. De todas formas tendrán muchas otras cosas que mirar cuando acabes.

 “Si vis pacem para bellum… para bellum, parabellum”.

No tiene sentido pero es la frase que tu mente tararea para hacer más ameno el viaje en ascensor. Al menos tiene la decencia de callarse cuando se abren las puertas del noveno piso, y a partir de ahí todo se acelera, tu cuerpo se dispara con el subidón de adrenalina. También se dispara tu pistola, descerrajando un tiro en la nuca al molesto mortal del que te tenías que encargar. No sabes lo que ha hecho, pero sabes que él haría lo mismo… lo que pasa es que si antes no podía contigo, ahora ya no puede con nadie.

Ha sido fácil y no puedes evitar cogerle el gusto: habrá próxima vez. Lo único que no te convence es tener que usar una pistola, estropea la musicalidad del silencio y los assamitas son hijos del Silencio.

 
5 comentarios

Publicado por en 11 mayo, 2011 en Mis Personajes

 

Etiquetas: , ,

Pasado… -Presente- …Futuro

– Es un sueño que tuve, ¿vale? Intentaba cerrar los ojos y volver la cabeza, pero dentro de la negrura de mis párpados veía historias tejidas con hilos de fantasmas. Me decían que tendría que haber hecho las cosas de distinta forma, que nunca cambio hasta que es demasiado tarde, y que incluso así, tampoco lo hago. Cuando me despertaba, los veía ahí, silenciosos y pálidos en el espejo, pero resulta que seguía en el sueño.

– Esos son tus fantasmas, y son tú mismo: huelen a ti y responden por tu nombre porque no existen… y es que dicen que el peor enemigo que se puede tener es uno mismo, y parece que una parte de ti está muy cabreada contigo.

– Entonces… ¿sigo en el sueño? Porque todavía están ahí.

————————————————————————————

Abre los ojos. Intenta admirar el paisaje de la realidad. ¿Qué ha pasado en todo este tiempo que no estabas observando? ¿Han cambiado las cosas?

Todo parece igual, pero nadie te abre la puerta de las bambalinas de la realidad. Hay un inmenso teatro donde han colocado un charco artificial. Antes se iba a ver el océano y a asomarse a sus insondables profundidades; después, se conformaron con una piscina. Ahora tenemos un charco, y ni siquiera es real. Araño la superficie del tiempo que me toca vivir intentando encontrar algo más que dos centímetros de agua, pero sólo alcanzo a mojarme la punta de los dedos. Dispersión y superficialidad puesto que como todos saben, un charco no sirve para bañarse. Total, dejar que el agua penetre en tus ideas es perder el tiempo… mucho mejor hacer que todo te resbale. Incluso las gotas de agua.

 ————————————————————————————

– Espera, joder, no veo bien… vale, ya está, creo que ya veo algo.

– No mires hacia el horizonte, porque allí lo que a todos nos espera es la muerte… y si tienes mucha imaginación la verás con todo lujo de detalles, e incluso al camino que te separa de ella.

– Que me separa o que me acerca, ¿no?

 
Deja un comentario

Publicado por en 9 mayo, 2011 en Reflexiones

 

Etiquetas: , , , ,

Gritos de Guerra

El filo de la llama titila en la larga noche
del frío Invierno.
Resuena un clamor de espadas en Poniente
brillando mejor que soles, cortando mejor que el hielo.

Una mente brillante precede a cada casa,
una lengua afilada con dos caras.
Cuando el Grito de Guerra se alza,
mentiras y verdades se entrecruzan
y se matan.

 
2 comentarios

Publicado por en 4 mayo, 2011 en Poesía

 

Etiquetas: , , ,